Haga clic en el enlace para ver el artículo correspondiente:

Tiempo, Muerte y Resurrección de Lucio Dante
Rogelianas
Una Cita y una Carta
Prólogo a La Gayola
Fuentes DIXIT
Semana sin viernes al cine
A life that does not forget
HONROSA DISTINCIÓN
El pez y el segundo
Sobre Temas y Siglos Nuevos
Un Taconeo Inmortal
Vida que olvida
Prólogo a Héroes a Medio Tiempo: Los Nuevos Cuentos de Justo Arroyo
Capricornio en Gris de Justo Arroyo
Entrevista: La literatura panameña está en pleno apogeo, Justo Arroyo
Esperanza de Luz tras las Rejas
Pasa la vida Justo Arroyo y el olvido
Raúl
Cuento: La Ofrenda (Audio)
Cuento: El Prejuicio: La razón de los tontos (Audio)
Lucio Dante Resucita: Una Novela de Aprendizaje
Otra Luz
En la literatura panameña hay mucho papel desgastado




PRÓLOGO A HÉROES A MEDIO TIEMPO
LOS NUEVOS CUENTOS DE JUSTO ARROYO
Por Mempo Giardinelli

Camino Infinito que va hacia el infinito y lleno de misterios y sorpresas: eso es para mí un buen cuento. Un buen libro como éste, entonces, es una especie de mapa carretero: relevamiento de un país atravesado por infinitas líneas que se cruzan y forman, a manera de telaraña, el dibujo imaginario de una geografía que, sin embargo, sólo es posible conocer y apreciar andando, rondando sin cesar página a página. En el mapa de la literatura latinoamericana hay uno de esos libros: HÉROES A MEDIO TIEMPO, datado en Panamá el año 1998.

No es una casualidad: su autor, Justo Arroyo, es una de las plumas (como se decía antes) de trazo más firme en la literatura panameña. Su escritura reúne todas las virtudes cardinales de mejor cuento literario según han establecido los grandes maestros del género (Horacio Quiroga, Julio Cortázar, Juan Bosch, Edmundo Valadés y también Denevi, Arreola, Monterroso, por lo menos): brevedad, concisión, singularidad temática, tensión, intensidad.

Justo Arroyo no recurre a leyendas, mitos ni fábulas, pero las conoce y las tiene presentes. Su discurso se articula sobre estatutos genéricos ya decantados en la tradición cultural centroamericana y los recupera, los revisita, los reordena. Viene de una tradición clásica, de afianzadas lecturas y todo lo combina con un madurado espíritu crítico, agudo sentido de la observación, conocimiento de los recovecos más profundos del alma humana. Sus tipos humanos son, me parece, lo mejor de sus cuentos. Ahí están, como prueba, la solidez de este tenaz inquisidor de restaurante en La pregunta, implacable en su interpelación y su furia; ahí está ese alcoholismo indeclinable que sobrevuela cada palabra de Los sueños de Sepúlveda, y, sobre todo, ahí está ese memorable, antológico hombre torpe de El reto.

Justo Arroyo cultiva un tipo de cuento en que lo fantástico y lo experimental van de la mano, como diluidos lo uno en lo otro. Una amalgama perfecta, producto de aquella rara virtud señalada por Julio Torri consistente en el "horror por las explicaciones y amplificaciones". La escritura de Arroyo delinea trazos aparentemente simples para caminos complejos, lo que llamaríamos un estatuto ficticio originado doblemente en las lecturas del hombre de letras y gabinete que Arroyo evidentemente es, pero a la vez en una vida intensamente vivida, como yo supongo ha sido la de este hombre magro y serio, reconcentrado y -se le nota con sólo cambiar dos palabras con él-todo fuego adentro, rescoldo inagotable. Hablo, pues, de un autor latinoamericano típico de estos tiempos finimilenaristas, digo de un hombre de intensa literatura.

Quizá por eso me sorprenden tan gratamente en estos cuentos llenos de imaginación y experimentalismo, la contextura compacta de sus personajes. Quiero decir: esa carnadura hemingwayana de ciertos tipos, esa paradojal y borgeana prosa que desarrolla en cuentos como Ultima voluntad, o el que da el título a este libro, HÉROES A MEDIO TIEMPO. Y es que la sutileza es otro de los méritos de Justo Arroyo. Una sutileza innata, seguramente, pero que ha sido trabajada, pulida, enaltecida precisamente en el ejercicio de la pasión. Porque a la realidad este autor no la sueña sino que la re-sueña, la re-imagina, la re-escribe.

Libro este, que el lector tiene en sus manos, que contiene además un cuento ejemplar en el más completo de los sentidos: ¿Por qué, Vivian? Un texto de fino humor y avance cordial pero que a la vez va clavando picas en el alma del lector porque no es otra cosa que un cuestionamiento feroz, brillante, inclaudicable, a la doble moralidad de nuestro tiempo. Es un cuento excepcional que habla de una concepción de la vida, de una filosofía como la que admiramos en los mejores cuentos que además son sabios y modernos. En fin, en este libro el lector encontrará esa rara, gozosa combinación que a veces nos produce la literatura cuando sabe ser alusión e ilusión al mismo tiempo; mentira encarnada en la realidad y a la vez mirada poética sobre el mundo que vivimos. El lector encontrará en HÉROES A MEDIO TIEMPO un entramado que mezcla virtudes: tensión e intensidad, clima y tipos, sorpresa y poesía. Su autor se llama Justo Arroyo, es un talentoso cuentista latinoamericano y yo celebro haberlo leído. Ojalá ustedes también.

Resistencia, Chaco, de de julio de 1998

«Volver Arriba»


« Anterior   -   11    12    13    14   15   -    Siguiente »


Inicio | Cronología | Bibliografía | Testimonios | Mixtifori | Mensajes

Copyright © 2009, Justo Arroyo.